La iniciativa solidaria de El Carpintero de Bienvenidos a Bordo: “Voy a juntar mercadería, ropa y mantas para ayudar a la gente que lo necesita”

Nahuel López Matheu decidió aprovechar la popularidad que le dio el programa de Guido Kazcka para tratar de colaborar con los más carenciados.

Cada mañana, cuando sale de su casa para ir a trabajar la madera en el negocio que su familia posee en Adrogué, Nahuel López Matheu se encuentra con la triste realidad que viven un montón de argentinos que no tienen abrigo, comida y, en muchos casos, ni siquiera un techo bajo el cual dormir. Es por eso que, aprovechando la popularidad que le dio su participación en Bienvenidos a Bordo, por ElTrece, El Carpintero -tal como lo apodóGuido Kazcka-decidió comenzar una campaña solidaria en favor de los más necesitados.

—¿En qué consiste tu convocatoria?

—Es algo que comencé a hacer a través de mis redes sociales, gracias a la gran cantidad de seguidores que logré a partir de mi trabajo en televisión. Viendo el momento que estamos pasando, se me ocurrió que podía darle otra utilidad a mi cuenta de Instagram y decidí poner un punto de encuentro cerca de mi casa para que todos los que puedan acercar donaciones lo hagan. La idea es que lleven mercadería, ropa y mantas para ayudar a la gente que lo necesita. Sobre todo, teniendo en cuenta el frío que estamos pasando.

—¿Lo estás organizando solo?

—Estoy armando un equipo junto a mi familia y a la gente que está alrededor mío y quiere colaborar. Porque no quiero ir yo y hacerme ver que estoy ayudando para la foto. Lo que quiero es usar esta posibilidad que me dio la fama para canalizar la ayuda de la gente. Y se me ocurrió que era la mejor utilidad que podía darle a esta herramienta que son las redes sociales.El Carpintero trabajando con Héctor, su papá (Instagram: @carpinteriamatheu) El Carpintero trabajando con Héctor, su papá (Instagram: @carpinteriamatheu)

—¿Ya tenés una fecha definida para acercar las donaciones?

—Todavía no. Pero quiero que sea lo antes posible porque entre el invierno y la pandemia hay muchos que la están pasando muy mal. Así que voy a hacer un vivo para decidir el día y un lugar, como para llevar las cosas. Y voy a estar ahí para recibirlas. Pero la idea sería poder repetir esto cada quince días o un mes, como para poder ir ayudando a comedores, iglesias o a la gente que uno ve por la calle. Vamos a empezar por zona sur, que es dónde vivo yo, pero estaría bueno poder ir expandiendo la ayuda hacia otros lugares, porque necesidades hay en todas partes.

—¿La iniciativa surgió de vos o fue a partir de algún pedido puntual que te hicieron?

—Todo comenzó charlando con mi familia y mi novia. Nosotros salimos a trabajar a la mañana, bien temprano, y el frío se siente mucho. Y, cuando vamos por la calle y vemos que cada vez hay más gente durmiendo a la intemperie, sentimos de corazón la necesidad de hacer algo. Entonces se nos ocurrió que podíamos aprovechar la cantidad de seguidores que tengo yo como para generar una movida de este tipo. Lo que quiero que quede claro es que yo no busco exponerme con esto. Lo único que me interesa es darle una utilidad a la llegada que tengo con la gente. De hecho, ya empecé a hablar con algunas marcas que me ofrecieron canjes, para que me manden arroz, polenta, fideos o galletitas para repartir.

—Tu llegada a la televisión fue casi de casualidad, pero entiendo que ya estás incursionando en otros aspectos del mundo del espectáculo…

—Sí, gracias a la manera en que me muestro en el programa se me empezaron a abrir un montón de puertas. Me ofrecieron hacer campañas, publicidades, fotos…Hace poco hice un book y una sesión de body painting y la verdad es que me sentí muy cómodo. Así que tengo ganas de seguir haciendo cosas en los medios. De todas formas, la fama no logró despegarme los pies de la tierra porque yo sigo siendo el mismo de siempre.

—¿Y seguís trabajando a full en la carpintería?

—Sí, obvio. Yo jamás voy a abandonar eso porque es mi eje, es el negocio que tengo con mi familia desde hace años y mi objetivo es que sigamos creciendo cada vez más. Así que sigo pasando presupuestos, voy a los domicilios y trabajo en el taller. El único tema es que tengo que dividir mi tiempo entre esto, el programa y las nuevas actividades que me van surgiendo. Pero estoy aprovechando el momento con todo.

—¿Dormís algo?

—¡Jaja! Sí, descanso bastante a pesar de la adrenalina de la semana. Y, los momentos libres que tengo, los aprovecho para estar con mi novia y con mi familia. La idea es poder buscar siempre el equilibrio en todo.


FUENTE: Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.