Vivía en la calle, empezó a vender libros y ahora sueña con ser escritora

Laura, de 38 años, llevaba más de 10 años viviendo en la calle. Un proyecto de venta de libros le dio una oportunidad de ganar dinero y tener un nuevo sueño: ser escritora.

En momentos donde la desocupación reina, existe un plan que, mediante libros, busca combatir la pobreza y la falta de trabajo. Un libro por una oportunidad es el proyecto que busca reunir a las personas sin empleo para darles una oportunidad montando una librería ambulante en las calles de Buenos Aires.

Laura tiene 38 años, estaba en situación de calle y gracias a comenzar a vender libros junto a su pareja Raúl ahora pueden pagar el alquiler cada noche. Esta oportunidad le trajo un nuevo sueño: escribir su propio libro.

Cada día, la pareja junto a sus hijas Sheila (18) Y Marcela (21), montan su puesto de libros en la esquina de Las Heras y Rodríguez Peña. Con más de 100 ejemplares y precios imbatibles (entre $200 y $400) atraen constantemente la atención de los vecinos que circulan por la zona. Con cada uno que pasa, Laura levanta los ojos de su libro de turno para atenderlo y darle algún consejo. “Leo todo el día, me encanta y me sirve para después dar recomendaciones. Por ejemplo, ahora mi favorito es Robin Cook, un capo”, afirma mientras muestra las obras que tiene de ese autor a disposición.

Raúl, Laura, Marcela y Sheila junto a sus libros.

Los cuatro viven actualmente en el barrio de Parque Patricios. Llegan temprano en el 37 para poder aprovechar el día y cuando el sol se esconde vuelven a tomar el mismo colectivo que los deja en la puerta del hotel donde alquilan unos cuartos. Los días de lluvia y los domingos sirven para descansar.

Laura, entusiasmada, saca de su mochila un libro titulado ´Cuaderno de escritura´. La tapa ajada y las hojas erosionadas evidencian las horas de trabajo que se realizó en él. “De tanto leer ahora quiero estar del otro lado. Mi sueño es poder escribir mi propio libro, y de a poco lo voy haciendo en este cuaderno”, relata.

El libro que Laura completa con devoción consta de más de 100 ejercicios para familiarizarse con el mundo de la escritura. Día a día, nos cuenta, completa algunas de las consignas que le permiten mejorar sus habilidades y acercarse a su sueño de ser escritora.

Lo que se ve día a día en la esquina de Las Heras y Rodríguez Peña no es solo un trabajo para ganar plata, sino que es un trabajo para ganar dignidad. Tanto Laura como su pareja llevaban más de 10 años durmiendo por las calles de Recoleta y con su puesto de libros consiguieron algo que nunca habían consolidado, charlar con los transeúntes. Uno pasa, mira, intercambian pensamientos de algún autor y luego cada uno sigue su vida, pero un poco más humano.

“Este proyecto no solo nos da la oportunidad de tener algo de plata, sino que me abrió un nuevo mundo y una nueva pasión. Pase de pedir a trabajar en esta esquina”, concluye Laura que, sin perder más tiempo, vuelve su atención al cuaderno de escritura.


FUENTE: MDZ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.