La historia de la censista que le cambió la vida al censado: solidaridad en marcha en Córdoba

Alejandro Romero vive en Ampliación Pueyrredón, en la Capital. Ya trabaja en la extensión de su “ranchito”, como llama a su hogar, donde cría a sus cinco hijos solo. Una censista fue clave para que su necesidad se volviera viral. Y las ayudas no tardaron.

Alejandro (32) y Marianela (26) no se conocían entre sí hace nueve días, pese a vivir a poco más de dos kilómetros. Ella lo encuestó el 18 de mayo en el barrio Ampliación Pueyrredón, de la ciudad de Córdoba, se conmovió con su historia y decidió compartir sus emociones en una publicación que escribió en su Facebook personal cuando regresó a su casa.

A las pocas horas, se llevó una gran sorpresa: el post que había realizado no paraba de compartirse y un “aluvión solidario” se fue gestando entre los vecinos de Córdoba.

Alejandro trabaja de albañil y desde hace algunos años cría a sus cinco hijos solo, cuando su pareja decidió irse. Tiene dos varones y tres niñas. Las edades oscilan entre los 11 y 6 años.En pocos días, Marianela se convirtió en parte de la “familia”, como Alejandro le dice. Mientras el joven cava para hacer las plateas de la ampliación de la casa, sus hijos juegan en el patio. Otros estudian. Cuando llega la “joven censista” los niños la festejan y le dan abrazos.“El miedo que yo tenía de que mi situación se haga pública es que me quieran sacar a mis hijos por criarlos solo”, contó Alejandro a La Voz, en medio de una pausa en la ampliación de su “ranchito”, como llama al hogar que habita con sus hijos.

Ampliación Pueyrredón. Los hijos supervisan el trabajo de Alejandro en la ampliación de la vivienda. (José Hernández / La Voz)
Ampliación Pueyrredón. Los hijos supervisan el trabajo de Alejandro en la ampliación de la vivienda. (José Hernández / La Voz)

El joven nació en Salta pero a los cinco años se vino a vivir a Córdoba capital. Todos los días, madruga entre las 6.30 y 7 de la mañana. Prepara la comida para el almuerzo, le da el desayuno a sus hijos y luego se va a trabajar en distintas obras. Reconoce que no es fácil criar solo a sus hijos pero no baja los brazos. “Ver a mis chicos juntos es lo que más feliz me hace”, confió el hombre.

Daniel (11) y Ezequiel (10), sus hijos mayores, son los encargados de que sus hermanas de 8 y las gemelas de 6 años almuercen para luego partir todos juntos a una escuela primaria, que está a pocas cuadras de la vivienda de Alejandro.

“Sé que es difícil pero voy a salir adelante. No tengo la escuela primaria terminada. Llegué hasta quinto grado pero le digo a mis hijos que estudien”, explicó el albañil, y agregó: “A veces me cuesta ayudarlos en la tarea a mis hijos mayores porque uno ya está en sexto. Lo hablé con las maestras y ellas lo ayudan, por eso van un rato antes al colegio. Por suerte ninguno se me quedó de grado”.

Córdoba. Alejandro prepara el terreno para ampliar su casa mientras sus hijos juegan en el patio de la vivienda. (José Hernández / La Voz)
Córdoba. Alejandro prepara el terreno para ampliar su casa mientras sus hijos juegan en el patio de la vivienda. (José Hernández / La Voz)

A la tarde, cuando Alejandro termina de trabajar retira a sus hijos de la escuela y juntos regresan a la vivienda. Antes, hacen las compras en la carnicería y en la verdulería para armar la cena.“Una vez en casa merendamos, luego empiezo a lavar la ropa en un lavarropas de paleta que tengo, los chicos se bañan y mientras cocino vamos haciendo los deberes. A las 22.30 ya se van a dormir”, detalló.

Un sueño posible: ampliar su casa

Antes de conocer a Marianela, el albañil compraba de a poco bolsas de cemento para poder, en algún momento, ampliar su vivienda. Actualmente, la familia vive en una sola habitación, que funciona a la vez de cocina-comedor.

Con la ayuda de los vecinos que colaboraron con él, por intermedio de la censista, pudieron comprar materiales y el plan de ampliar la casa se aceleró.

Este viernes Alejandro, junto a la ayuda de un amigo albañil, ya estaban cavando para el domingo armar las plateas de lo que será dos habitaciones más, un baño y un patio de luz.

Ampliación Pueyrredón. Alejandro trabaja en la ampliación de su casa gracias al aporte solidario de las personas. (José Hernández / La Voz)
Ampliación Pueyrredón. Alejandro trabaja en la ampliación de su casa gracias al aporte solidario de las personas. (José Hernández / La Voz)

“Un arquitecto se acercó y me hizo un boceto de la ampliación de mi casa”, agregó el hombre, y detalló: “Creo que en un mes podemos tener las paredes levantadas”.

Cómo colaborar con Alejandro y su familia

Pese a estar desempleada, Marianela no dudó en ayudar a Alejandro y sus hijos y seguir acompañándolos. “Todavía nos faltan algunos materiales y muchas personas nos piden un CBU porque quieren hacer una donación de distintas provincias”, dijo la mujer a este medio, y añadió: “Conseguimos un depósito y vamos acopiando las cosas que obtuvimos para la construcción mientras avanza la obra”.

Hasta el momento, sólo le faltaban los cerámicos y más viguetas. Las personas que quieran colaborar con el albañil pueden comunicarse con Marianela al (0351)- 156158626. El CBU habilitado es 4530000800018099653856. Está a nombre del marido de la censista.

Ampliación Ferreyra.  Las hijas de Alejandro estudian en el patio mientras el joven prepara el terreno para construir. (José Hernández / La Voz)
Ampliación Ferreyra. Las hijas de Alejandro estudian en el patio mientras el joven prepara el terreno para construir. (José Hernández / La Voz)


FUENTE: La Voz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.